Insomnio

Aquí me encuentro,

En el cuarto de baño fumándome un cigarro

Que parece no consumirse del todo

Mientras escribo lo que se me pasa

Por mi alocada mente.

Pendiente de si me pillarán,

Pero con satisfacción.

Hoy no ha sido un día tan malo como los anteriores.

Hoy mejor que ayer y peor que mañana, dicen.

Ojalá sea cierto.

Tengo las llaves de mi casa y no sé cómo abrir la puerta.

La puerta lleva cerrada un siglo.

No recuerdo las numerosas estancias del chalet.

Tengo que pensar muy bien en donde me voy a meter.

Necesito paz, tranquilidad, amor.

Pero lo que más ansío es LIBERTAD.

Algo de lo que carezco hoy día, por desgracia.

Son las 2:47am y aquí estoy, contándoos mis penurias y pensamientos.

Se me pasa por la cabeza que será de mi dentro de 5 años.

¿Estaré bien? ¿Lograré recuperarme?

Dicen que está en mi mano, así es.

Depende única y exclusivamente de mí el que así sea.

Buena voluntad y ayuda es lo que necesito para mejorar mis conductas.

Perdonar, perdonarme a mí misma y emprender un nuevo camino hacia la sanación.

Dicen que el descanso es importante, pero yo he sido nocturna toda mi vida.

Mañana es fiesta, podré disfrutar de un día sola y tranquila.

Veremos que es de mi las próximas semanas y que me depara el futuro al que tanto miedo le tengo.

Buenas noches compañeros

Anuncios

Perdón vs culpabilidad

Cierto es que no todo lo que he hecho a lo largo de mi vida se consideraría correcto.

Pero estoy cansada de la culpa. Una culpa que me persigue y me invade hasta lo más profundo de mi ser.

No tengo la culpa, no merezco esto. Lo que me ha tocado vivir es un camino lleno de piedras en las que voy a seguir tropezando, de mí depende el levantarme o estancarme en las caídas.

No voy a entrar en comparaciones, pero a todo aquel que se queja de que su vida es dura, que me pregunten mi historia.

Hay días, y días. Unos no quieres levantarte de la cama. Otros te levantas con una sonrisa radiante.

Pero no es mi caso. Las sonrisas radiantes se las llevó el viento hace ya un largo tiempo.

No sentirte querida por tu familia, falta de trabajo, falta de estudios, problemas económicos, carencias afectivas.

Todo esto y mucho más suman lo que hoy me ha conducido a una depresión de la cual espero salir pronto.

AYUDA. Pido ayuda a gritos y desesperadamente.

Solo mi Poder Superior me la puede conceder.

No cuento con nadie excepto conmigo misma.

He de centrarme en mi, en mis metas, mis objetivos a corto, medio y largo plazo.

Ser autónoma, independiente. Pero es complicado. Con 25 primaveras cuesta. Y dependiendo de tus padres aún más.

Solo se que sólo por hoy estoy dispuesta a entregar mi voluntad en manos de mi Poder Superior para que me permita soltar el control, ser humilde, honesta, receptiva y tener buena voluntad en este sendero que me espera recorrer con esfuerzos descomunales.

Saber aprender a perdonarme, y también saber que tengo que ser perdonada. Que la culpa ya me pesa tanto que necesito liberar la mochila de cantos rodados que he ido recogiendo por la orilla Del Río de la catástrofe.

Pero vosotros no lo entendéis, o no queréis perdonarme. O no queréis acompañarme en este reto.

No lo entendéis, y jamás lo haréis. Porque estáis cansados, aburridos, desmotivados, agotados. Lo puedo comprender, pero el amor incondicional que deberíais tener tendría que ser suficiente para no rendirse conmigo.

Porque sé que tengo la fuerza, capacidad y determinación para conseguir lo que me proponga. Pero necesito AYUDA.

Lo que se denomina C.T.A, cariño, ternura y amor. Sobre todo en esta etapa de recuperación .

Y no estoy recibiendo absolutamente nada de eso, sino al contrario.

Y eso no me favorece, ni favorece a mi recuperación.

Es importante que todos hagamos una reflexión de lo que tenemos que cambiar para llevar una vida más satisfactoria. TODOS.

No depende de mí salvaros, existen otros factores importantes que han ser tenidos en cuenta. Y no os dais cuenta. Ese es el problema.

Parece que todo depende de mi y no es así. Yo no tengo ese poder de cambiarlo todo.

La funcionalidad del grupo reside en cada miembro. Y en sus cambios.

Yo estoy dispuesta a obtener actitud, a salir del bache, pero sin vuestra ayuda, que no control, me va a resultar imposible.

Os transmito esto con todo el dolor de mi corazón porque me encuentro sola, en medio de un pozo donde no hay cuerda ni herramientas para salir. Y no acude nadie en mi rescate. Adentraos dentro del bosque sin miedo y buscar ese pozo.

Solo pido que me lancéis un cabo para subir hacia arriba, poco a poco para caerme las veces justas y necesarias.

PIDO AYUDA, SOLA NO PUEDO.

Qué pasará

Miradas sugerentes

No sabemos hacia donde van

Pero las mantenemos

Distantes e imposibles

¿Algo utópico?

Quizá, no lose

Sólo sé que tu mirada te delata

Y la mía te arrebata

Sonreímos sin hablarnos

Sobran las palabras

Compartimos noches de música en el jardín de la alegría

En el jardín de la supervivencia

De este sitio donde nos ha tocado estar.

Esos momentos

Cómo adoro esos instantes

Pequeñas ocasiones

Donde el cruce de nuestros ojos

Se convierte en un eclipse surrealista

¿Qué pasará?

Lo dejo en manos del destino.

Porque es el único que permitirá

Que algo suceda o no

Entre nosotros, entes dispersos y algo alocados

Que se pierden entre esos cruces de percepciones.

Carta a mi yo de 13 años

Querida Victoria:

Hace mucho que no hablamos. Demasiado, diría yo. Tengo tantas cosas que decirte que no sé como empezar. O bueno, quizá sí.

Lo primero de todo pedirte perdón. Perdón por haberte quitado tu preadolescencia y tu juventud, aunque aún estamos a tiempo de alargarla un poco más.

Cuando caíste enferma algo en tí se deterioró, no sólo físicamente, sino también en el resto de los planos: emocional, mental y espiritual.

Comenzaste a odiarte a ti y a la vida y seres que te rodeaban. No querías vivir.

Tu hobby era la autodestrucción fatal. Y lo sigue siendo aunque en menor medida, obviamente.

Tengo que confesarte que te echo de menos. Que echo de menos tus risas, tus bailes, tu espontaneidad, tu responsabilidad, perseverancia, actitud y buena voluntad.

Yo sigo queriendo mantener contacto contigo pero hay veces que mis diablos se apoderan de mi y me impiden estar en contacto contigo. Y caes en el más profundo olvido.

Antes te cuidaba, como quien riega las plantas a diario, te daba cariño, tu familia te apoyaba y te daba besos y abrazos.

Ahora cuesta que te den uno solo por todo el daño que has causado, o que han causado estos diablillos que tanto corrompen tu fabulosa personalidad.

Te necesito de nuevo, pequeña, te necesito por varias razones. Necesito esa fuerza que tenías a esa edad y tu constancia, tus ganas de vivir y tus ganas de reír y sentido del humor que he perdido a lo largo de los últimos doce años.

Te necesito para salvarme de las garras del infierno que ahora me ha tocado vivir.

Antes podías gestionar el aburrimiento, aunque no parabas quieta. Tu inquietud por hacer cosas y estar moviéndote todo el rato te caracterizaba y a día de hoy lo sigue haciendo.

Guardo tu esencia, hay cosas y rasgos que no se han ido. Pero hay otros de los que requiero para seguir continuando mi vida, para vivir una vida digna y plena.

Durante tus años de infancia te lo curraste tanto para ser perfecta que llegó un día en el que explotaste. Y ahí se rompió todo.

Eras la mejor en todo, en deporte, matriculas de honor, la que mejor tocaba el piano, buenas notas en solfeo e ingles, gimnasia rítmica…

Una actitud ejemplar en casa, cuidando de tus hermanas pequeñas.

Hedescuidado todos estos aspectos por tu gran defecto de carácter que no es otro que el egocentrismo.

Le he dado importancia a lo superfluo en vez de ver las maravillas que te ofrece la vida en su largo camino.

Antes no eras así, como soy hoy.

Sólo te pido que me ayudes a recuperarte y volver a ser la misma que antes, con tus virtudes y tus defectos, pero con ese espíritu y esa felicidad de la que hoy carezco.

Por eso necesito tu ayuda, enana. Fuerza para seguir adelante y buena voluntad, honestidad y receptividad. Y no olvidar ser obediente.

Respetarme a mí misma, rodearme de gente que me quiera tal y como soy, liberarme de todos esos defectos de carácter y volver a ser la niña que era con formato de adulta.

Hacerme cargo de mis responsabilidades, volverme adulta con tu mano tendida, con tu apoyo, con tu sabiduría.

Gracias por recibir mi carta y espero tu respuesta en formato de recompensa cuando las fichas del tablero vayan recolocándose en su lugar.

Victoria (25 años)

Quiérete

Ojos color mar, verdes como la hierba.

Corazón inalcanzable

Perfecta melena corta.

Le impide quererse como debería.

Tanta superficialidad

¿Para qué?

Si al final todos llegamos al final.

Esto no es eterno

Vamos envejeciendo con el tiempo

Nos centramos en cosas banales

Mientras consumimos como posesos

Cosas que deseamos pero que no necesitamos.

Quiérete, niña.

Porque tú eres lo más importante que existe en esta vida.

Respétate, ámate, haz lo mejor que puedas las cosas.

Quiere a los demás.

Diles que les quieres todos los días

Porque no sabes cuánto tiempo van a estar ahí.

Céntrate en cuidar a tu familia y amistades.

Pero te hablo de amistades de esas que se cuentan con los dedos de una mano.

Desprendes luz cuando te veo,

Me asusta cuando te dañas

Me preocupa que te vayas de mi lado, me da pánico, más bien.

Deseo lo mejor para ti en todos los ámbitos.

Confió en que puedas cambiar.

Amiga, hermana, QUIÉRETE.

Sólo te falta eso.

Y deja de lado el mal que te haces

Disfruta de la vida que es bonita, al menos cuando estoy contigo para mí es preciosa.

Te viene una nueva etapa y tienes que saber aprovecharla.

Porque mereces serenidad, tranquilidad y esperanza.

Eres fuerte. Eres fuerte tanto para lo malo como para lo bueno.

Emplea tus virtudes para hacer el bien, para hacerte el bien.

Si utilizases tus aptitudes y cualidades para mejorar, Dios mío, cuán feliz serías.

Comparte tu vida con alguien que te quiera como eres.

Perdónate, por todos los errores cometidos.

Y recuerda siempre, que eres ÚNICA E IRREMPLAZABLE.

Y que nada de este mundo te va a impedir llegar a ese clímax de felicidad que tanta falta te hace.

Te quiere,

V.

Huracán de seda

Está cansada de hacer siempre lo mismo.

La rutina le agota

Y los hábitos le alborotan

Desearía poder irse a un lugar lejano

Donde nadie la conociera

Para poder así hacer

Lo que quiere hacer cualquiera

Mirada perdida hacia el horizonte

Mujer que escapa sin sentido

O sí, buscando algo idílico

Pero sin encontrar su destino

Confundida por el eclipse de la soledad

Huye como los peces en el mar

Los trajes que se visualizan por la calle

Los niños que gritan por quejarse

Las madres que tienen que ir perfectas a todas partes

Daría lo que fuera, por no terminar siendo como era.

Huracán de seda

Imposible que alguien acceda

A este corazón tan despojado

Por sufrir la vida entera

Encuentra tu destino

Aquel donde nadie acceda

Donde sólo tú

Puedas hallar la fortaleza

( estribillo repetir)

Persigue un sitio con arena

Agua y orilla donde sea

Para que sus pies sean rozados

Con el agua del mar estrellado.

No tiene cabeza

Se la robaron de pequeña

Y con lo poco que le queda

Se convierte en su propia dueña

Carga pesada en la mochila

Llena y repleta de piedras

Pero no se para en el camino

Disfruta de la naturaleza

Agotada y abandonada

No se siente perdida

Perdidos aquellos que no supieron escoger

El difícil rumbo de su vida

La plenitud no es gratis

La felicidad es posible y alcanzable

Siempre y cuando sepas

Cómo hallarla y, sobre todo lanzarte

Obstáculos superados y otros no

Indaga deambulando por los parajes

No olvidando nunca, de donde viene y a dónde va.

Alma nublada y delicada

Halla tu travesía

Pero no seas traviesa

Aunque no escatimes en ser atrevida.

Camina, camina hacia arriba

Que te guíe la brújula de las nubes

Que el sol te sirva de estufa

Y que la noche no te asuste

Canina, camina

No pares en ningún momento

No te rindas voladora de la tierra

Camina, camina

Aunque sea a ninguna parte.

Huracán de seda

Imposible que alguien acceda

A este corazón tan despojado

Por sufrir la vida entera

Encuentra tu destino

Aquel donde nadie acceda

Donde sólo tú

Puedas hallar la fortaleza

( Repetir estribillo)

Camina camina , camina camina …

Camina, camina… camina camina

Canción para guitarra

Recuerdo con nostalgia

El día que te conocí.

Nuestro primer beso

Que se fundió en un vivir

Tu mirada te delata

Tu sonrisa me empalaga

En el mejor de los sentidos

En el sentir de mis latidos.

Un mes de caricias aparentes

Un mes de abrazos indecentes

Un mes de situaciones imprudentes

Caricias que evidencian

Nuestro querer más tierno y fuerte.

Fuerza la que tienes

Para aguantar mis omisiones

Fuerza la que tienes

Para soportar mis condiciones

Y es que tu boca me busca

Cuando menos me lo espero

Y es que tu voz me calienta,

Cuando me susurras a la oreja,

Y es que tu piel , me eriza el vello cuando me rozas.

Sabemos el principio de esta historia.

Y espero que dure para siempre.

( Repetir estribillo Negrita)

Me gusta enredarme en tus pendientes

Me encanta cuando te pones tonto

Y me rozas con tus brazos

Dibujas rosas en mi antebrazo

Y las adivino con rechazo.

Cosquillas me provocas

Risas encontradas entre nuestras miradas.

Que se encuentran agotadas

Agotadas de tanto fijarnos

En las pupilas dilatadas.

No nos hace falta dinero,

Con un colchón nos basta

Una botella de vino,

Y las luces apagadas.

Deseo con ansia

Escuchar música a tu lado

Tenderme en tus brazos

Y fundirme entre tu cuerpo,

¡Cuánto tiempo hemos esperado!

Compongo esta canción vida mía

Para hacerte saber alma perdida

Que juntos vamos a poder

Con lo que se nos interponga en nuestras vidas.

Y es que tu voz me calienta,

Cuando me susurras a la oreja,

Y es que tu piel , me eriza el vello cuando me rozas.

Sabemos el principio de esta historia.

Y espero que dure para siempre.

( Repetir estribillo Negrita)